Decoración de ambientes empleando colores fuertes

 

Un cambio en la decoración de cualquier ambiente de la casa siempre va a ser algo especial y a veces necesario sobre todo cuando después de mucho tiempo, se quiere conseguir una vista distinta.

Pero que sucede cuando la nueva propuesta quiere incluir una mezcla de colores vivos, fuertes y hasta dinámicos. Pues nada malo tiene porque ocurrir, solo que debemos saber hacer la elección adecuada, siguiendo los consejos de los especialistas.

decoracion

Lo más recomendado es el contraste, por lo que debemos utilizar colores como el verde y rojo, azul y naranja, o amarillo y violeta, todos ellos son complementarios, enfrentados en el círculo cromático.

Otra forma bastante usada emplea colores como el blanco y negro, lo que se denomina contraste claro-oscuro. Como sabemos el blanco será el que aporte luminosidad mientras que el otro da la fuerza y la elegancia. Sin embargo, el negro debe usarse en menor proporción ya que puede sentirse el ambiente más lúgubre.

decoracion

Si queremos darle amplitud a un espacio, entonces debemos igual dejar el color negro de lado, y emplearlo en accesorios como las lámparas, los cojines o en los marcos de los cuadros.

También, podemos hacer contraste eligiendo colores cálidos como el rojo, amarillo y naranja con otros fríos como el violeta, el azul o el verde. Un clásico ejemplo es optar por un sofá naranja que esté rodeado por muros azules para conseguir un resultado más acogedor a la vista.

decoracion

Si lo que se busca es mezclar varios colores, lo más indicado será escoger dos colores fuertes y mezclarlos con tonos pastel, lo que ayudará a elegir un balance.

En algunos casos, se quiere incluir tres colores relativamente fuertes, por lo que lo más adecuado será aplicar el color dominante en un 60%, el secundario en un 30 y el tono para dar el acento solo en 10%.