Dándole color al comedor de manera fácil y rápida

 

 

Para empezar con los nuevos cambios en el comedor, hay que tener en cuenta la cantidad de luz que tiene la habitación para poder elegir los colores adecuados. Si es pequeño y no cuenta con mucha iluminación, lo correcto será elegir tonos claros en paredes y muebles; ocurriendo todo lo contrario si se cuenta con un ambiente amplio decantándose por colores oscuros.

comedor

Los comedores de espacios reducidos deben tener colores como blanco, beige, gris, es decir los neutros en general. Podemos añadir tonos llamativos en los tapices, accesorios decorativos y en muebles eligiendo entre los rojos, azules, amarillos y verdes.

Si se tiene un comedor de gran tamaño, las paredes pueden ir pintadas de colores  fuertes  que no  reducirán el espacio de forma visual. Podemos escoger entre el marrón, vino tinto o el azul. Una combinación perfecta se obtiene al incluir amarillo y/o fucsia  en los tapices de las sillas, en los floreros, jarrones y demás accesorios.

No se debe exagerar en los colores y en las combinaciones. El que se va a escoger como principal debe ir en un solo lugar ya sea las cortinas o en la alfombra. Los secundarios deben ser como un tipo de llamar la atención por lo que se agregan en el centro de mesa, las vajillas o en las sillas.

comedor

Mezclar colores de una sola paleta genera el equilibrio en la habitación. Podemos elegir colores fríos que aportan frescura incluyendo los verdes, morados y azules. En caso queramos gamas cálidas, los amarillos, naranjas y rojos le darán ese toque acogedor.

No hay que olvidar a los protagonistas del comedor,  es decir la pieza que se llene de color y que a pesar de ser muy llamativa, se vea muy natural. En la mayoría de casas se tiene una vitrina o aparador como lo principal.

Finalmente, podemos tener una imagen perfecta, al tomar los tonos de la alfombra o de las cortinas y emplearlos en las sillas o en los demás accesorios.

comedor