La placentologia, los beneficios de consumir placenta

Si ya parece bastante extraño cocinar con leche materna, entonces el comer la placenta después del parto te parecerá mucho más insólito. Esta es una práctica bastante común en diversas culturas en donde se preparan platos a base de placenta materna o algunas de ellas se consumen en cápsulas.

La placentología no sólo se practicaba en México, también en la China. Dicen que se empezó a consumir como un tónico para evitar el cansancio físico. Hoy en día esta práctica de consumir placenta está de moda en Europa, donde las mamás organizan lo que se llama las “fiestas de placenta”, donde todo lo que se consume es a base de placenta. Estados Unidos y Canadá también participan de esta práctica gastronómica.

placenta

Según estas culturas la placenta tiene muchos beneficios como por ejemplo ayuda al útero a volver a su tamaño original, aumenta la producción de leche materna. Por otro lado aseguran que reducen el dolor post parto y regula el nivel hormonal, aparte de ser una excelente fuente de hierro, vitaminas y minerales.

Muchas madres que han consumido su placenta aseguran que han reducido su nivel de estrés ya que ayuda liberar toxinas. A ver si en Latino América esta práctica de placentlogia empieza  a hacerse  común.