El paso de los años y la alimentación

 

 

Los años no pasan en vano y cuando llegamos a una determinada edad debemos cambiar nuestro estilo de vida sobre todo en la alimentación y la actividad física para poder tener una adultez mayor con calidad de vida.

Por ello debemos estar conscientes de que las necesidades energéticas varían con el tiempo y al hacernos mayores el metabolismo basal cambia. Es decir las calorías que necesita el organismo en estado de reposo, se van aminorando al llegar a la senectud.

adultez mayor

Todo se relaciona con la pérdida de masa muscular y el aumento de la masa grasa que se acumula fácil y rápido en ciertas zonas como la abdominal.

Por otro lado, con el aumento de la edad la actividad física disminuye así como la intensidad y la frecuencia siendo menos las calorías que se pierden. Ejercitarse siempre es vital, así como alimentarse de forma óptima empezando en la juventud para vivir una adultez y ancianidad con buena calidad de vida y evitando una serie de enfermedades.

Debemos seguir una dieta equilibrada pero no excesiva y si se padece de alguna enfermedad se debe adaptar restringiendo de ella lo que causa daño.

Las calorías que se consumen deben ir a la par con la actividad física que se realice y con nuestras necesidades. Lo primero es reducir las porciones de la cena de a pocos. Es muy cierto que al ser mayores disminuye la sensación de sed y el porcentaje de agua del organismo, pero ello no significa que dejemos de beber agua.

Finalmente, no debemos dejar de realizar ejercicios, mantenernos activos es la mejor manera de tener huesos y articulaciones fuertes ayudando también a controlar el peso corporal y a sentirnos mucho mejor.

ejercicios