Siguiendo una dieta sin obsesionarse

 

Debido a las largas jornadas laborales puede ser muy difícil mantener una alimentación saludable por lo que muchos jóvenes se deleitan por calmar su hambre con comida rápida, lo que a la larga perjudica su salud.

salud

Sin embargo, en el otro lado de la balanza, nos encontramos con aquellos y aquellas que cuidan al extremo su dieta, prohibiéndose tener un día de trampa para saborear un alimento  lleno de calorías.

Algunas personas se obsesionan con los alimentos que ingieren ya sea por su contenido nutricional, por su calidad o por su lugar de origen, lo que puede causar daño a nivel social y provocar el trastorno llamado ortorexia.

ortorexia

Lo que los expertos recomiendan es no excluir ningún alimento de la dieta, pero si consumirlos con menos frecuencia. En caso suceda alguna obsesión se puede ocasionar un trastorno de la alimentación convirtiéndose en un gran problema.

El hecho de obsesionarse con tener un físico ideal y con mantener el peso puede llegar a causar vigorexia.

Por ello, hay que seguir algunas recomendaciones como comer 5 veces al día para tener un metabolismo activado, llegando a las comidas principales con menos hambre. No hay que creer en las llamadas dietas milagrosas y comer al día una ración de verduras y tres de fruta.

Debemos seguir una dieta equilibrada, ingiriendo alimentos ricos en fibra, no dejar de desayunar o saltearse el desayuno.

Mantenerse bien hidratado es otro punto a tomar en cuenta, así como respetar el comer de 3 a 4 raciones de pescado a la semana y siempre hay que hacer ejercicio ya que es vital para ayudar a regular el apetito y a mantener el peso.