Las mejores respuestas para darle a nuestra hija y fortalecer su autoestima

 

 

Es importante la forma en que les digamos las cosas a nuestros hijos, sobre todo cuando se tienen niñas, ya que las palabras que empleemos serán decisivas en su crianza. Lo mejor es cambiar algunas que se suelen decir por otras más positivas que además le van a ayudar en su comportamiento.

frases de madres

Se trata de frases cotidianas como cuando hacen algo mal y uno solo atina a decir: “Esta mal, mejor lo hago yo”. En lugar de ello, debemos decir: “Te ensenaré un truco para que lo hagas mejor”.

Cuando son pequeñas pueden demorar mucho haciendo ciertas actividades y cuando el tiempo apremia podemos reaccionar diciendo: “Te demoras demasiado, apúrate”. En lugar de: “vamos a jugar a quien se alista primero”.

frases de madres

Algunas veces el tiempo para jugar termina y los padres algo enojados señalan: “No vas a jugar porque yo lo digo”; cuando lo que se debería decir es: “En este momento no podrás jugar porque vamos a ir done la abuela”.

Es común que las nenas sean más sensibles y que lloren con mayor frecuencia o por cualquier motivo, sobre todo cuando son adolescentes, por eso no debemos decirles solo: “Deja de llorar”, sino algo más reconfortante: “Se cómo te sientes, yo también me hubiese ofendido”.

Cuando son más grandes y deben de hacer algún quehacer en la casa no siempre es bueno motivarlos a que lo hagan a cambio de una recompensa: “Si lavas los platos te daré una recompensa”. Lo correcto sería: “La última vez que lavaste los platos me fue de mucha ayuda”.

frases de madres

Y como ya dijimos, la adolescencia es una etapa que suele ser complicada y puede que ocurra algo ante lo cual no sepamos que decir o cómo reaccionar, pero no por ello se debe responder “No lo sé”, sino buscar la forma de solucionarlo y diciéndole: “Aun no lo sé, cuando sepa te lo diré”.