Evitando la presencia de la anemia en la vida del niño

 

 

La anemia es una afección que se presenta cuando el cuerpo no tiene los glóbulos rojos sanos suficientes  para suminístrales oxígeno a los tejidos corporales, en otras palabras es cuando la sangre no tiene la hemoglobina necesaria.

Una de las causas más comunes de la anemia es la falta de hierro, manifestándose con sensaciones de cansancio, problemas para pensar y concentrarse, y dolores de cabeza. 

Es muy frecuente conocer casos de niños con anemia, situación que si no recibe el tratamiento adecuado y oportuno puede empeorar poniendo en peligros su vida.

Aunque es un problema que genera gran preocupación en los padres, puede prevenirse desde el embarazo teniendo un correcto control prenatal. Durante la etapa de gestación, la madre debe controlar su ingesta, agregar vitaminas y el hierro necesario que recomienda el doctor.

anemia

Además, para evitar que el niño tenga anemia, es vital que la madre se siga cuidando después de haber dado a luz para seguir con una lactancia adecuada, aportándole al bebé el hierro que necesita en sus primeros meses de vida.

Es por ello que las madres que dan de lactar deben consumir cereales integrales, hígado de ternera, yema de huevo, pescado, morcilla de sangre roja, espinacas, carnes, acelga y frutos secos.

anemia

Finalmente, el pequeño debe seguir teniendo una buena alimentación consumiendo cantidades de hierro que se encuentran en las carnes de cordero, de ternera, en el hígado de cerdo, en la leche, los huevos y mariscos.

anemia

También se encuentra en alimentos de origen vegetal como las lentejas, garbanzos, cereales integrales, espinacas, uvas, mangos y frutos ecos como nueces, almendras y avellanas.