Combatiendo la fibromialgia con dieta y ejercicio

La fibromialgia se caracteriza por dolores musculares, y un agotamiento generalizado. Y así como se desconocen los motivos de su aparición tampoco existe un tratamiento efectivo para acabar con ella. Sin embargo, es posible aminorar los síntomas siguiendo un estilo de vida saludable que incluye una alimentación equilibrada y realizar ejercicios específicos.   

fibromialgia

Para empezar, se recomienda mantener un peso adecuado siguiendo una alimentación variada rica en frutas, verduras y legumbres, alta en antioxidantes y evitando las grasas saturadas. 

Entre los minerales se debe dar preferencia al hierro, potasio, selenio y zinc. Para evitar uno de los síntomas más molestos como los calambres musculares, contracturas y debilidad, es necesario el consumo de calcio y magnesio. Por ello no deben faltar los lácteos sin nata y los frutos secos. 

En la dieta debe incluirse verduras como la zanahoria y apio así como la cebolla y las legumbres. Por ningún motivo se debe consumir azúcar refinada o abusar de la sal, el tabaco y el café o cafeína. 

fibromialgia

El aceite de oliva y el Omega 3 son las principales grasas para un paciente con fibromialgia, ya que ayudan a reducir la inflamación, sugiriendo el consumo de pescados azules.

Los especialistas recomiendan beber diario 2 litros de agua al día y de preferencia coser los alimentos al vapor, asados, al horno o a la plancha además de masticar correctamente y hacerlo en un ambiente tranquilo.

Para fortalecer el sistema inmune se debe dar mayor importancia a la ingesta de vitaminas A, E y C que además ayudaran a reducir el estrés y la aparición de otro tipo de enfermedades. Estas vitaminas se encuentran en los cítricos, el pimiento, las zanahorias y en el aceite de oliva.

Las horas de descanso y sueño deben ser de un mínimo de 8 horas para evitar la fatiga y el cansancio. Un descanso adecuado mejora el sistema inmune, el sistema nervioso y aparta los dolores propios de este mal.

fibromialgia