El verano y el sol: Tips para obtener el mejor bronceado

 

 

En verano muchos quieren tener la piel bronceada con un color dorado ideal para lucir en prendas ligeras. Pero hay que tener mucho cuidado a la hora de tomar el sol, ya que cada vez que nos asoleamos, ponemos nuestra piel en riesgo.

Para empezar hay que tener en cuenta el grado de sensibilidad de la piel, dependiendo si se tiene la piel más clara u oscura. En el primer caso se debe ser más estrictos, mientras que en el segundo, hay mayor flexibilidad.

sol

Otro punto muy importantes son las horas en que uno se va a exponer al sol, siendo lo más recomendado hacerlo por las mañanas, antes de las 11. A partir de esta hora hasta aproximadamente las 5 de la tarde, no es bueno tomar solo ya que esas son las horas más peligrosas.

Además, las primeras horas de la mañana resultan ser más relajantes, recibiendo más energía e incluso teniendo un mejor estado de ánimo. En caso se quiera tomar el sol por la tarde, después de las 5, la luz solar caerá mejor a quienes deseen relajarse gracias a los efectos que emite en esos momentos.

Resulta saludable tomar el sol cuando se está en movimiento y de preferencia si se toma un baño con agua fría en el mismo momento, ya que resultara más refrescante y hasta terapéutico. 

De todas formas, se sugiere tomar mucha agua y utilizar la protección adecuada. Existen muchos productos que a la larga, causan daño en el organismo al ingresar por los poros, por lo que siempre será mejor usar todo lo que sea natural.

sol

Tampoco debemos olvidar usar gafas adecuadas y una gorra o sombrero para evitar el sol directo sobre la cabeza.

Entre los alimentos que ayudan a tener el mejor de los bronceados están todos los que contienen betacarotenos como la zanahoria, la calabaza, el melocotón, los tomates, las cerezas y los albaricoques, que pueden consumirse crudos o en jugos.