El discurso de Gisela Valcárcel y la respuesta de Peluchín

 

 

El llanto de Milett Figeroa en el set de ‘El Gran Show’, fue la razón para que Gisela Valcárcel se dirija indirectamente a Rodrigo González y pida a la prensa que no ataque más a su enamorado Patricio Quiñones.

Gisela y Peluchin

Sin embargo, para Peluchín, el hecho de que Patricio le diera una manzana a uno de sus reporteros en vez de aceptar realizar una entrevista fue considerado como una gran falta de respeto, por lo que siguió atacándolo. 

Por su lado, Valcárcel aprovechó su espacio en la televisión el pasado sábado, para dar unas palabras de reflexión sobre el trabajo que realiza la prensa de espectáculos, defendiendo a sus participantes.

 “No se puede permitir el pregonar tanto mal sí porque sí, tanto raje y chismorreo de las otras personas sí porque sí. Quizá las personas que hacen los programas de espectáculos son muy valiosas, y quizás están digitadas. Pero permanecer en el mundo del espectáculo es algo muy difícil. Ser el entretenimiento y la alegría de muchos es muy difícil. Lo fácil es estar dos, cuatro o hasta diez años. Después se terminal mal. Y ojalá que los insultos y las agresiones se acaben en la televisión, y no porque alguien nos lo imponga”.

Y continuó: “He llegado hasta aquí exponiendo también mi sentimiento. Pato, no hagas caso. Muchas veces lo que buscan es provocar. Si quieres un día entramos y te muestro lo que significa un punto de audiencia, lo que significa, y cuánto es lo que tienen los que hablan de ti”.

Milett y Patricio

Este mensaje no le habría caído nada en gracia a González quien de inmediato utilizó su cuenta de Facebook, incluyendo varias capturas de tuiteros que critican a Gisela para responder a sus palabras.

“Promueve la confrontación llevándole a la peor enemiga, pone a bailar a los p… con sus trampas, llena de ex el escenario, convoca a todos los que salen a diario en ‘esos programas de chismes’, y de ahí se manda con su perorata hipócrita con doble discurso a la nación. Igual ya todos la conocen. “No mi amor. Hace mucho que ya nadie te la cree. Mismo contenido, diferente envoltura”.