¿Por qué hoy en día las cosas se malogran o se deterioran mas rápido?

Se sabe que muchas de las cosas que utilizamos (entre celulares, televisores, autos y toda aquella extensa lista de equipos y maquinas) y que supuestamente nos hacen la vida más útil, curiosamente no duran como nosotros quisiéramos. 

¿Porque es que un televisor tiene a lo más dos años de garantía y en un poco más de ese tiempo siempre termina malográndose?, los Smartphone tan caros (del que ahora casi todos cuentan con uno), a pesar de contar con una de las tecnologías más avanzadas en estos tiempos curiosamente siempre -siempre!- terminan malográndose en poco tiempo sintiéndonos así obligados a comprar otro, que duro cierto?.

tirar comprar

Haremos una sencilla pregunta del que todos de alguna manera conocemos: ¿Por qué es que el famoso ‘escarabajo’ alemán aún sigue rodando por muchos lugares del mundo sin la urgencia del requerimiento de un mantenimiento, cambio de aceite, revisión de pistones, ni nada parecido?, se supondría que con el tiempo las cosas seguirían mejorando para los consumidores no?, es aquí donde terminan las interrogantes para darles la respuesta más fría y malévola (pero real) de todas: ahora las fabrican para que se malogren más rápido.

Pues sí, parece no tener sentido, parece ilógico fabricar un producto para que se malogre de manera programada, hablamos de una Obsolescencia Programada, término del cual conocemos como el fin de la vida útil de un producto o servicio, programado con el único fin de que se compre otro.

Y es quizás el fundamento más crudo de los fabricantes pero sencillamente es así, ahora casi todo tiene obsolescencia programada, incluso los libros escolares y las escuelas en conjunto o, acaso no le ha pasado que no se puede utilizar el mismo libro de hace dos años que utilizó su otro pequeño, o de los anteojos que, curiosamente, cuando hablan de los ‘anti-reflex’ curiosamente terminan rayando más rápido al vidrio cuando simplemente podrían usar un sencillo vidrio y darle más tiempo de vida.

Mientras los grandes economistas y empresarios sigan enfocando de esta forma los negocios del futuro, sólo nos queda como usuarios tener más cuidado con nuestras compras y ahorrar para comprarnos en un pronto periodo el mismo producto que ahora ya no sirve.