¿Para qué sirve un atrapa sueños?

 

 

El atrapa sueños y su funcionalidad en una antigua leyenda que cuenta que cuando el mundo era joven, Lakota, un viejo líder espiritual estaba en lo alto de una montaña y tuvo una visión. En ella vio a Iktomi, gran maestro bromista de la sabiduría convertido en una araña y que se dirigió a él en lenguaje sagrado, que solo los líderes espirituales de los Lakotas entienden.  

atrapasuenos

Mientras hablaba tomó un aro de sauce, el más viejo que además tenía plumas, pelo de caballo, cuentas y ofrendas y empezó a tejer una telaraña. Hablaba sobre los círculos de la vida, del comienzo como bebés, de la niñez, la edad adulta y finalmente la ancianidad, donde debemos ser igual de cuidadosos, como cuando éramos bebes completando el círculo. 

Le explicó que en cada tiempo de la vida hay muchas fuerzas, una buenas, otras malas y que si nos encontramos en las buenas, nos guiaran en la dirección correcta. Pero si se escuchan las fuerzas malas, estas lastimaran y guiaran en la dirección equivocada. 

atrapasuenos

Estas distintas fuerzas en diferentes direcciones pueden ayudar a interferir con la armonía de la naturaleza, con el gran espíritu y con sus enseñanzas. Iktomi tejió de afuera hacia el centro y cuando terminó le entregó la red y le dijo que era para ayudarse a sí mismo y para su gente, para poder alcanzar sus metas y usar de manera correcta las ideas de la gente, así como sus visiones y sus sueños. 

“Si tú crees en el gran espíritu, la telaraña atrapará tus buenas ideas y las malas se irán por el agujero.

Desde ese momento, los indios Siux usan el atrapa sueños como la red de su vida y como tenían la creencia de que los sueños eran mensajes del mundo espiritual, se utilizaba como un filtro de sueños y visiones que protege a los niños y adultos de las pesadillas.

atrapasuenos

Es por ello que se coloca sobre la cabecera de la cama y se continúa con la tradición de que los buenos sueños pasan por el centro hacia la persona que duerme, y los malos sueños son capturados en la malla y se desvanecen con el primer rayo de luz del amanecer.