¿Qué debes de hacer si tu gato se pierde?

Si tienes como mascota a un gato sabes que lo más común que puede ocurrir es no encontrarlo por horas e incluso días, pero sabes en realidad que hacer si tu gato se pierde, aquí te comentamos al respecto.

Los gatos adoran esconderse, pasan largas horas ocultas y nosotros buscándolo en todos los rincones de la casa muchas veces sin encontrar ni una sola pista. Para que sepas un gato amará esconderse el día entero y salir cuando empieza a anochecer en busca de comida y esto no es porque no está a gusto con sus dueños, es simplemente por puro instinto.

Si no encuentras a tu gato y empieza a invadirte la desesperación debes saber que los gatos aman esconder en lugares oscuros y caben muy bien en lugares extremadamente estrechos. Antes de entrar en desesperación busca debajo de las camas, en cajas, en agujeros, armarios y alacenas. Una vez que buscaste bien en casa empieza por ver en lugares cercanos, techos, patios de vecinos e incluso casas de vecinos.

gato escondido

Una vez que buscaste bien en los lugares más cercanos es hora de poner avisos en las calles cercanas con una foto para que los vecinos puedan reconocer a tu gato, No entres en pánico, los gatos suelen darse sus escapadas, merodear por lugares extraños para ellos y luego guiarse por su sentido de orientación y volver a casa. Claro que muchas veces no pueden volver a ubicarse y se pierden.

Debes saber que los gatos no sólo vuelven a casa por la comida, también lo hacen por el afecto o apego que tienen con sus dueños y por qué la mayoría de los gatos son territoriales y adoran el lugar en donde han crecido. Otra alternativa si pasan días y no encuentras a tu mascota es acudir a lugares públicos en donde puedan tener comida o que sea fácil obtenerla como en los mercado, parques o refugios de mascotas.

Por último es una buena recomendación el que le enseñes a tu mascota a familiarizarse con un sonido en especial para que sepa que lo estás buscando o se le haga más fácil ubicarte, puede ser un silbato o un sonido un poco más fuerte. Recuerda que ellos no se van por que no se sientan cómodos, simplemente les apasiona merodear o fisgonear.