Los secretos mejor guardados del maquillaje de la princesa Diana

 

 

Además de ser considerada un personaje muy popular por su carisma y su enorme colaboración en obras humanitarias, la princesa Diana fue un ejemplo a seguir por mujeres de todo el mundo quienes no dudaban en copiar su forma de vestir y de peinar.

Lady Diana

Es por eso que 20 años después de su muerte, la maquiladora Mary Greenwell quien estuvo a cargo de ella, comentó sobre las claves que seguía la princesa para verse siempre hermosa.

La estilista comenta que para conseguir un buen beauty look, lo más importante es tener una piel cuidada y la princesa era dueña de ello. Para Diana los cosméticos faciales eran sus favoritos y siempre conversaba con ella sobre los productos y el cuidado de la piel.

Lady Diana

En lo que se refiere a los ojos, la princesa Diana siempre elegía el color azul para delinearlos, pero para una ocasión en donde estaría en la portada de una revista cambio su clásico color por unas sombras café claras para que así su mirada resaltara. Mary confiesa también que uno de sus trucos fue ponerle delineador café en el comienzo de las pestanas y después difuminarlo.

Sus labios siempre se veían hidratados y eso se debía al bálsamo que se le aplicaba para mostrarse frescos y naturales, lo que se convirtió en una clave de su maquillaje.

Otro truco de la princesa, era difuminar todo tipo de maquillaje, lo que la hacía verse muy natural y radiante de luminosidad.

Lady Diana

La técnica del contouring está muy de moda, pero no era necesaria usarla en la princesa ya que su estructura ósea era perfecta. Pero la maquilladora recomienda que en vez de utilizar mucho maquillaje para resaltar las facciones, lo mejor es usar iluminador o bronceador en polo y colocándolo en la zona del nacimiento del pelo y en los lados de la  cara para que el rostro se vea más delgado.