Angelina Jolie confiesa que se siente feliz con sus hijos

 

 

Después de casi un año de su separación y de varias entrevistas durante este tiempo, Angelina Jolie ha confesado sentirse más tímida y aceptar que no es tan fuerte como en el pasado. “Ahora lo que necesito es recuperar un poco mi otro yo, ese que perdí un poco al sentirle sobrepasada”.

Su última presentación en público ha sido en Toronto, en el Festival Internacional de cine para presentar su película de Netflix ‘Firts they killed my father: a daughter of Cambodia Remembers’.

Angelina Jolie

Hasta el teatro Princesa de Gales, Jolie llegó acompañada de sus seis herederos, todos vestidos de gala, cada uno con su propio estilo, acaparando todas las cámaras y miradas.  Como era de esperarse, la intérprete lucia elegante con un vestido negro asimétrico de Ralph Russo, desfilando muy bien escoltada y agregándose a la lista a los protagonistas de la cinta: Kimhak Mun y Sareum Srey Moch.

Angelina y sus hijos

Para la premier de The ‘Breadwinner’ sus hijos mayores se ausentaron, pero con Zahara, Shiloh, Knox y Vivienne posó para muchos y firmó varios autógrafos.

Angelina Jolie

Tal como ella ha mencionado, sus hijos son la mejor medicina, por lo que no quiso hacerse cargo de ningún proyecto y optó por dedicarse a ellos. Pero admite que no encuentra nada en su soltería. “No hay nada que me guste. No es algo que quería. Solo es difícil”. 

Este tiempo ha comprobado que sus hijos son extraordinarios y que se han ayudado mutuamente después de su separación, asegurando que los mayores cuidaron de los chicos y que además le apoyaron mucho.

Asegura que recién empieza a encontrar el balance adecuado entre su vida, su hogar y su profesión. “Toda madre sabe cuán difícil es esto y a mí me cuesta especialmente. Adoro ser madre. Lo que falta es tiempo para encontrarme a mi mis misma” señalo.  

Y es que como sabemos, Angelina tiene mucho trabajo en su fundación, además de su labor como embajadora de ACNUR, sin mencionar sus películas, sus proyectos para combatir la pobreza extrema en Camboya y hasta las clases que da en el London School of Economics.